sábado, 15 de noviembre de 2008

El tratado de Bolonia y las carreras informáticas

(Entrada publicada originalmente en el blog de Tecnología del IE)

Estamos asistiendo a movilizaciones por parte de los estudiantes de las carreras de Informática, así como de los graduados que ya están trabajando, a raíz de la aplicación del tratado de Bolonia a esas titulaciones y el proyecto de ley que se está cocinando para modificar algunas carreras, entre otras las de Informática.

Entre otros, los argumentos que encontramos (a algunos nos sonarán familiares) son la falta de atribuciones (nunca las ha habido), eliminación de contenidos y estructura, e incluso se llega a hablar de desaparición de la rama de Informática.

Creo que el pánico generado es excesivo, y que además el cambio de Bolonia (que afecta a otras carreras de manera similar) no tiene por qué ser un retroceso, sino más bien un adelanto. De hecho nos equipara con países en los que hay grandísimos profesionales y estructuras formativas superiores similares a lo que aquí se tendrá.

Es un debate complicado en todo caso, pues toca algunos puntos complejos, que la nueva ley (en proyecto) no arreglaría.

- Normalización del contenido formativo: ¿Qué se debe impartir? ¿Qué contenidos deben ser comunes? ¿Qué lo diferencia de cursos privados y formaciones profesionales?

- Atribuciones de las licenciaturas e ingenierías informáticas: ¿se pueden definir realmente? ¿Son comparables a otras carreras como Arquitectura?

- Relación con la empresa: ¿quién garantiza que lo que se imparte es lo que demanda la empresa? ¿Cómo acceder al mercado laboral con garantías? ¿Se puede normalizar el perfil prefesional?

En mi opinión y en un sector tan variable como el de la tecnología (ni siquiera la "informática"), actualmente la normalización la realizan las empresas y el mercado. O la no normalización. En los equipos de tecnología encuentras desde psicólogos hasta matemáticos, pasando por todo tipo de formaciones y perfiles. Seguramente no es lo más adecuado, pero la realidad es que sigue habiendo una gran deficiencia de profesionales por lo que se termina incorporando a trabajadores que no vienen del sector.

En cuanto a las carreras de informática, en mi opinión la clave estará en la formación posterior (masters, intensificaciones), así como en la incorporación real de la empresa en las universidades. Y no me preocuparía tanto por la implementación de la nueva ley, sino de cómo hacer que en ésta se implique a todos los actores.

Y respecto al problema laboral existente, las empresas deben ser más flexibles y acceder a canteras profesionales tales como FP o academias privadas, que proveerán perfiles más especializados y orientados a problemas concretos.

3 comentarios:

Ismas dijo...

Esto va por mi,no? Discrepo en cuanto a la orientación empresarial de las carreras. La universidad debe ser un centro de investigación, eperimentación e innovaciön, y no un formmación profesional especializada de nivel superior.
Aunque comprendo que tu visión está sesgada por una "deformación profesional" :p
El resto con cerveza.
Saludos.

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo con el mensaje, pero de forma consistente se debería aplicar a carreras similares como ingeniería de telecomunicaciones, aunque les pese a unos cuantos telecos

Angel Barbero dijo...

#Anónimo estoy de acuerdo. De hecho yo soy teleco, y me aplico el mismo cuento. Pienso que el modelo de Ingeniería tradicional está muerto.

#Ismas me remito a mi respuesta anterior. Precisamente mi opinión se refiere a todas las carreras en general, y no sólo a la informática.