jueves, 12 de marzo de 2009

La crisis como coartada

Podría afirmar sin miedo a equivocarme que casi todas las conversaciones que últimamente mantengo con empresarios y directivos del sector de las tecnologías terminan o empiezan en la crisis que estamos viviendo. Frases como “Con la que está cayendo” o “Tal como están las cosas” son habituales, acompañadas de caras compungidas y miradas vidriosas.

Sin embargo y desde hace ya mucho tiempo me resisto a dejarme llevar por esa corriente derrotista, y lucho contra ella de la mejor manera posible: con duro trabajo, escepticismo y buen humor. De hecho intento analizar la situación con cierta objetividad, y paso a resumir algunas de mis conclusiones:

- Las grandes empresas de tecnología, por lo general, disponen de una situación financiera saneada, sin deuda, y generando amplios beneficios, a tenor de los resultados publicados del 2008. Todas tienen además expectativas de crecimiento o al menos de mantenimiento de esos números.

- Pocas empresas de TI españolas declaran que el número de pedidos ha bajado, porque la realidad es que no es así. Otra cosa es que el proceso de negociación sea más largo, o que el tipo de proyectos haya virado hacia un perfil más conservador, si no de mantenimiento o soporte puros.

- El sector ya vivió un periodo de crisis propio, que obligó a ajustar mucho las plantillas y los planes de inversión, por lo que está mejor preparado para afrontar una situación como la que estamos viviendo a nivel global.

- Aquellas empresas que afrontan problemas graves (como por ejemplo Nortel Networks) o que anticipan que los vivirán (por ejemplo SUN), deben buscar las raíces de los mismos en tiempos muy anteriores a la crisis. Decisiones erróneas, planes de negocio poco claros, y modelos caducos.

- Allá donde veamos ajustes de plantilla debemos ser críticos con los mismos, pues en muchos casos responden a motivos puramente estructurales, y se usa la crisis como excusa para hacer algo que, o ya se hacía de manera soterrada, o se tenía que haber hecho antes.

- El humano, y es genético, tiende a echar la culpa de sus problemas a factores externos (es una manera de autoprotegernos de forma inconsciente, o no tan inconsciente en ocasiones), cuando muchas veces el problema está en nosotros mismos. La crisis es una coartada perfecta para justificar que las cosas nos van mal.

En definitiva y aunque es evidente que hay elementos para la preocupación (el crédito y la morosidad, fundamentalmente), creo que debemos separar el grano de la paja y ser realistas respecto a la situación actual.

En una discusión con un buen amigo, yo defendía que en mi opinión estamos viviendo un 50% de crisis real y otro 50% de crisis inventada, y esto lo extiendo más allá del sector TI. Tenemos ejemplos de ello todos los días.

En todo caso y mientras el resto siga echando balones fuera y dejándose llevar por la corriente derrotista, yo he decidido ponerme en el frente. Surgirán muchas oportunidades, y espero estar ahí el primero para aprovecharlas.

2 comentarios:

Angel Cervera Claudio dijo...

Que razón tienes.

Yago dijo...

Angel,
Totalmente de acuerdo contigo, hay que trabajar más que nunca. Creo que algunas empresas están aprovechando la coyuntura para quitarse de encima a la gente que siempre les ha sobrado y asegurarse los beneficios.
Un saludo